¿Es esto una locura? - VentasDirectas

¿Es una locura?

Conoces ese dicho. El de la locura. ¿Cómo hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes es una fórmula para la locura? Si sabemos esto, ¿por qué los sectores de la venta directa y social insisten en quedarse atrapados en este bucle de locura?

Demos un paso atrás y analicemos los sectores de la venta directa y social en su conjunto. Tanto las ventas como la contratación han bajado y la culpa no es de COVID. Han bajado durante los últimos cinco años. Todo el mundo lo sabe. Y es especialmente cierto en Norteamérica. Pero a pesar de esta tendencia negativa, las empresas de estos sectores siguen haciendo lo mismo de siempre. Es hora de analizar lo que estamos haciendo y dónde queremos estar. Si somos honestos y nos preguntamos si lo que estamos haciendo está alineado con dónde queremos estar, la respuesta será clara: es hora de cambiar.

Queramos o no admitirlo ante nosotros mismos, la industria del mercadeo en red ya no funciona. No sólo no funciona, sino que además está atrasada. Para lograr resultados diferentes, las empresas tendrán que hacer grandes cambios. Cambios que enderezarán la industria.

En primer lugar, las empresas deben pagar antes a las personas que quieren ser clientes. Esto puede lograrse pagando a las personas una vez que realmente se convierten en clientes en lugar de cuando se inscriben inicialmente. Esto es similar a los programas de recompensa de éxito. Los clientes cobran primero y luego trabajan para la empresa ganando y recibiendo recompensas.

Al pagar primero a los clientes, las empresas podrán pedir más a sus distribuidores. Así, los distribuidores podrán centrarse en el servicio al cliente. De este modo, los clientes se comprometerán más con los productos de la empresa. A su vez, los clientes se vuelven más fieles. Un cambio que se derivaría de este enfoque sería que las empresas ya no cobrarían a los clientes por enseñarles a utilizar los productos. En su lugar, la educación y la formación sobre los productos sólo contribuirían a aumentar el compromiso de los clientes con los productos. Las empresas deberían esforzarse por alcanzar una proporción del 15% de distribuidores y el 85% de clientes.

En segundo lugar, las empresas deben cambiar la forma en que se estructuran los planes de compensación. Estos sectores valoran a los distribuidores que son capaces de cumplir los parámetros. En cambio, las empresas deberían valorar a los que piensan de forma diferente y los planes de compensación deberían ajustarse para reflejarlo. La realidad es que no hay valor en los informes. Los planes de compensación deberían ser una forma de lograr cambios en el sector y reflejar lo que está ocurriendo en el panorama del comercio electrónico. Si las empresas adoptaran estos cambios, las comisiones y los informes se convertirían en algo secundario. Los distribuidores deberían ser utilizados como distribuidores de productos en lugar de publicidad y marketing baratos, como ocurre tan a menudo. Esto permitiría a las empresas ser diferentes, lo que no sólo es deseable, sino valioso. Es más fácil vender diferente a los clientes. Es mucho más difícil vender mejor.

En tercer lugar, las empresas deberían pasar a una plataforma de captación de clientes. Esto permitiría a las empresas hacerse cargo de la captación de clientes y abandonar la actual plataforma de captación de afiliados. Ahí es donde está el futuro de estos sectores: un modelo de asociación en red. Esto permitiría a las empresas disponer de una plataforma de captación unificada, incluidas las comunicaciones, en la que las comisiones y los informes pasarían a un segundo plano. Vender plataformas en lugar de socios debería ser el objetivo principal de una empresa.

Como el marketing y la tecnología son más eficaces que los distribuidores, las empresas deberían centrarse en poseer el núcleo de su propio negocio. Las empresas deberían querer asociarse en red trabajando con personas que quieran invertir en tecnología. En cuarto lugar, hay que centrarse en solucionar los problemas de regulación. Estas industrias no sólo tienen un problema de percepción pública, sino que los gobiernos las controlan excesivamente. Las empresas siguen peleándose con los gobiernos, alegando que no se les entiende. Pero esto no ha cambiado nada, ni cambiará nada. Las empresas deben empezar a pensar de forma diferente sobre cómo interactúan con los gobiernos y hacer más para desarrollar relaciones y cambiar las percepciones. Hasta que las empresas no acepten que existe un problema, nada cambiará.

A pesar de la necesidad de los cambios aquí expuestos, hay razones para ser optimistas. Estas industrias han cambiado en el pasado y son capaces de cambiar ahora. Por ejemplo, las empresas fueron capaces de adaptarse a un mundo cambiante pasando de contratos independientes a socios de marca. Debemos empezar a pensar de forma diferente, plantearnos las preguntas difíciles y atrevernos a forjar nuevos caminos y hacer los cambios necesarios. No será fácil, pero debemos recordar que toda verdadera innovación no es más que reinvención.

Así que cuando busque servicios de terceros que le ayuden a construir su negocio para el futuro, asegúrese de asociarse con quienes piensan así.


Acerca de Exigo, Inc.

Con sede en Orem, Utah, Exigo ha estado estableciendo el estándar para las plataformas de software de la industria de ventas directas y sociales desde 2013. La potente plataforma SaaS de Exigo cuenta con herramientas de gestión totalmente configurables que son vitales no solo para dirigir, sino también para realizar un seguimiento eficiente y hacer crecer su negocio.

Exigo, que se centra en ofrecer una experiencia de cliente intuitiva e impactante a clientes corporativos, vendedores independientes, personas influyentes y afiliados, ha revolucionado la forma de lanzar y gestionar negocios de venta directa. A través del Exigo Marketplace, los clientes pueden elegir entre múltiples proveedores de servicios deterceros u optar por integrarse con sus propios proveedores preferidos para ampliar la potencia de la plataforma e incluso anular los procesos básicos para adaptarlos exactamente a sus propias necesidades.

La plataforma es totalmente ampliable mediante API REST y, por tanto, capaz de satisfacer las necesidades personalizadas de usuarios corporativos, influencers y vendedores independientes. Exigo se compromete a ayudar a su organización y a sus influenciadores y distribuidores a planificar e impulsar el crecimiento. Su vasta experiencia en los sectores de la venta directa y el software han demostrado una y otra vez que la empresa realmente entiende cómo ayudar a los clientes a alcanzar el éxito. Para obtener más información o solicitar una demostración, visite directscale.com.

Arriba