Comercio social frente a comercio electrónico: ¿En qué se diferencian?

La diferencia entre el comercio social y el comercio electrónico

comercio social frente a comercio electrónico

El crecimiento rápido y generalizado de Internet en todo el mundo ha provocado un cambio en la forma de comprar y vender bienes y servicios, especialmente durante la pandemia de COVID-19.

Sus clientes potenciales buscan constantemente el lugar más barato y fácil para comprar, desde las redes sociales hasta las tiendas en línea.

Si trabajas en el sector de la venta directa, probablemente te hayas topado con los términos comercio social y comercio electrónico. Pero, ¿sabes lo que significan realmente y en qué se diferencian? Esta entrada del blog está preparada para ayudarte.

El crecimiento del comercio electrónico es absolutamente asombroso, y no va a ralentizarse a corto plazo. Las siguientes estadísticas lo demuestran.

  • Para el año 2040, se calcula que el 95% de todas las compras se realizarán a través del comercio electrónico.(Nasdaq)
  • El sector del comercio electrónico crece un 23% interanual, pero el 46% de las pequeñas empresas estadounidenses aún no tiene sitio web.(BigCommerce)
  • 3 de cada 4 consumidores compran desde sus smartphones.(Oberlo)

Hablando de compras en línea a través de teléfonos móviles, el número de personas que acceden a las oportunidades de compra móvil está creciendo. Y las generaciones más jóvenes se han familiarizado con el comercio social.

Según Forbes, la mayoría de los consumidores de la Generación Z(97%) afirma utilizar las redes sociales como principal fuente de inspiración para sus compras.

Las plataformas sociales prestan atención a esta tendencia y quieren ocupar un lugar más destacado en el embudo de compra de bienes. Por ello, se esfuerzan por facilitar al máximo las compras dentro de la plataforma.

En esta entrada del blog, analizaremos las principales similitudes y diferencias entre el comercio social y el comercio electrónico. Pero, primero, empecemos con algo de contexto.

¿Qué es el comercio electrónico?

¿Alguna vez ha comprado electrónica, libros o cualquier otro artículo por Internet en lugar de ir a una tienda física? Si la respuesta es afirmativa, ha echado un vistazo al comercio electrónico. He aquí una breve recapitulación enciclopédica.

Según Shopify, el comercio electrónico se refiere a la compra y venta de bienes o servicios utilizando Internet y la transferencia de dinero y datos para ejecutar estas transacciones.

También existen cuatro tipos principales de modelos de comercio electrónico: de empresa a consumidor (B2C), de empresa a empresa (B2B), de consumidor a consumidor (C2C) y de consumidor a empresa (C2B).

¿Qué es el comercio social?

Cada día, la gente se desplaza por su feed de Instagram, poniéndose al día de las últimas actividades de sus personas y marcas favoritas. Y entre todas las novedades, puede que veas a tu influencer favorita luciendo un impresionante collar que encajaría a la perfección con el nuevo vestido que te has comprado recientemente.

Por suerte, la imagen contiene una etiqueta "Ver productos", que te lleva a una página de producto con precios y detalles sobre el collar. Pulsa "Comprar ahora" y, con unos pocos clics, completa la compra en la aplicación. Y en cuestión de segundos, vuelves a desplazarte por tu feed. 

Eso es el comercio social en acción.

El comercio social es el proceso de vender productos directamente en las redes sociales. Se refiere específicamente a las compras realizadas directamente desde una plataforma de redes sociales.

Con el comercio social, toda la experiencia de compra -desde el descubrimiento del producto y la investigación hasta el proceso de pago- tiene lugar directamente en una plataforma de redes sociales como Instagram, Facebook o Pinterest.

Puede parecer marketing en redes sociales, pero no lo es. La publicidad en las redes sociales consiste más en que la gente conecte con la gente y las marcas intenten introducirse en esa conversación. El comercio social consiste más bien en conectar con personas y marcas en torno a una pasión y un interés naturales por una categoría o un producto.

El comercio social tampoco es venta social. La venta social consiste en cultivar las relaciones en las redes sociales para crear una lista de clientes potenciales.

Aquí están nuestros recursos de venta social:

  1. 5 pasos para contratar a un gran vendedor social
  2. Cómo formar a su equipo para la venta social
  3. Herramientas de venta social: Cómo transformar sus ventas

Además, el comercio social ofrece a las pequeñas y medianas empresas (PYME) las herramientas para llegar y vender potencialmente a millones de consumidores.

Por último, cuando hablamos de comercio social, no podemos dejar de mencionar una tendencia masiva: las compras en directo. Esta moderna experiencia de compra en directo, al estilo de QVC, es una de las funciones que Facebook e Instagram han puesto en marcha este año. Desde el punto de vista del cliente, las compras en directo son una forma estupenda de interactuar con el influencer que muestra determinados productos o servicios.

Similitudes entre el comercio social y el comercio electrónico

Llegados a este punto, es posible que vea algunas similitudes entre las dos experiencias de compra en línea. Muchos expertos del sector consideran que el comercio social forma parte del comercio electrónico porque implica la venta de productos en línea, pero a través de plataformas de medios sociales.

Y, de hecho, existen muchas similitudes entre el comercio social y el comercio electrónico. Estas son algunas de las ventajas significativas que tienen en común:

  • Una forma moderna de comunicación. Conozca a sus clientes donde están: en línea. Los clientes buscan canales de comunicación modernos y fiables con marcas con las que puedan identificarse y conectar.
  • Menor coste. A diferencia de las tiendas físicas, el comercio electrónico y el comercio social tienen un precio mucho más bajo, ya que no hay que pagar el alquiler ni el mobiliario de la tienda física. Sin embargo, tienes que estar preparado para pagar el alojamiento del sitio web (tienda de comercio electrónico), el inventario necesario, los empleados y mucho más. En cambio, crear una tienda en Facebook o Instagram es gratis.
  • Disponibilidad 24-7. Las tiendas en línea están siempre abiertas, lo que significa también un potencial de ingresos 24 horas al día, 7 días a la semana. Además, una tienda de comercio electrónico le permite atraer a aquellos que pueden tener horarios de trabajo extraños o que no tienen tiempo para comprar en persona.
  • Escalabilidad. No necesita ahorrar para comprar otra tienda física. Las tiendas en línea son más fáciles y baratas de ampliar. Contar con un socio que crezca a medida que crece tu negocio y se reduzca en los momentos de menor actividad es esencial para ahorrar dinero.
  • Vender internacionalmente. Vender en todo el mundo es una opción fantástica porque le ayuda a construir su marca mucho más rápido, amplía exponencialmente su mercado y le permite obtener más beneficios.
  • Datos e información sobre los clientes. Los datos son los reyes. Tanto los sitios web de comercio electrónico como las plataformas de redes sociales disponen de excelentes herramientas de seguimiento y análisis para conocer mejor a tus clientes, de dónde vienen y qué miran.

El comercio electrónico y el comercio social también comparten algunas desventajas:

  • Caídas u otros problemas técnicos. Nadie puede comprar durante una caída del sitio web o de las redes sociales. Con el comercio electrónico, puedes evitar estos problemas teniendo un sitio escalable y estable que pueda manejar las crecientes demandas de tu infraestructura web. Por desgracia, no puedes hacer mucho cuando se trata de Instagram o Facebook.
  • Seguridad y protección. Con el auge de las compras en línea, también aumentan los ciberataques. Los propietarios de empresas de comercio electrónico tienen una ventaja: el socio tecnológico adecuado proporciona protección contra el fraude en tiempo real y ofrece una seguridad general basada en las normas de seguridad necesarias. Con las redes sociales, hay que tener cuidado con la usurpación de identidad.
  • Largos plazos de envío. Los clientes consideran que los plazos de envío son una de las peores desventajas del comercio electrónico y el comercio social.

Diferencias entre el comercio social y el comercio electrónico

Otros expertos online (por ejemplo, Hootsuite) sostienen que el comercio social no es comercio electrónico, y que deberíamos distinguirlos.

Aunque los límites entre ambos suelen difuminarse, existen varias diferencias entre el comercio social y el comercio electrónico:

  • Diferentes medios online. La diferencia significativa radica en los distintos canales en línea. El comercio electrónico se refiere a una experiencia de compra a través de un sitio web o una aplicación de marca específica. El comercio social, por definición, permite al cliente realizar su compra dentro de su experiencia en las redes sociales. su experiencia en las redes sociales.
  • Control y limitaciones. Como propietario de una empresa, usted es el dueño de su sitio web de comercio electrónico y el único que controla su contenido. Cuando se trata de redes sociales, tienes que seguir las normas y reglamentos de la plataforma en relación con el contenido que produces, y confiar en ello.
  • Interactividad. El comercio social es mucho más interactivo que el comercio electrónico. Los clientes pueden consultar rápidamente las compras con sus amigos y familiares. El comercio social puede ser la segunda mejor opción para quienes echan de menos el aspecto social de un día en el centro comercial.
  • Del descubrimiento a la compra. El poder del comercio social está en lo visual. Gracias al comercio social, podemos descubrir productos que nos encantan de marcas de las que nunca habíamos oído hablar. Una vez que ves tu artículo perfecto, puedes comprarlo inmediatamente. Con el comercio electrónico, tienes que contar con que la gente conozca tu marca o te encuentre en Internet, gracias a una excelente SEO.
  • Abandono del carrito. Véalo, haga clic y cómprelo. Las tiendas en redes sociales eliminan la fricción del recorrido del consumidor, facilitando el seguimiento desde el descubrimiento hasta la compra. El comercio social elimina los puntos de abandono que pueden dar lugar a transacciones abandonadas.
  • Competencia. Aunque el comercio social es una tendencia emergente, todavía es relativamente nuevo y hay menos competencia que en el mundo del comercio electrónico.
  • Marketing de influencers. Aprovechar a sus micro y macroinfluenciadores con el comercio social no podría ser más fácil y más interactivo. Los influencers en las redes sociales lideran el impulso de un viaje de compra social sin fisuras gracias a su papel en las compras sociales en vivo, el marketing de afiliación y el intercambio de recomendaciones de productos auténticos.

Principales conclusiones

Tanto el comercio electrónico como el comercio social pueden ser oportunidades interesantes para su negocio de venta directa.

Aunque el comercio social tiene potencial, es necesario comprender que las redes sociales pueden no ser un canal de ventas óptimo para todas las empresas. La mitad de los usuarios de redes sociales estadounidenses de entre 18 y 34 años afirman que realizarán al menos una compra de comercio social, frente a solo un tercio de los mayores de 55 años.

Con estas cifras en mente, los empresarios deben pensar en sus bases de clientes y en su público objetivo a la hora de decidir si también merece la pena invertir en una estrategia de comercio social.

Creemos que la cuestión no es comercio social frente a comercio electrónico. De hecho, infundir un elemento social en su estrategia de comercio electrónico -si tiene sentido con su base de clientes- podría ser justo lo que su empresa necesita para revitalizar su negocio en línea.

Si de verdad quiere alcanzar todo su potencial de comercio electrónico en 2022, le recomendamos que pruebe nuestra plataforma Exigo Ecommerce powered by Rave Retailer.

Gracias a sus décadas de experiencia en el sector, Exigo ofrece algo más que una plataforma de gestión de comercio electrónico.

Exigo tomó lo mejor de Shopify y se basó en ello para fortalecer y mejorar la experiencia del cliente y los controles de administración específicos para las necesidades de nuestra industria.

¡Suba de nivel en 2022 con Exigo Ecommerce!

Solicitar demostración gratuita

Arriba